"Esto es lo que te gusta hacer, esto es lo que sabes hacer bien, hazlo hasta el límite y estarás satisfecho". Harry Wilson

miércoles, 10 de agosto de 2011

Yo quiero lo mejor para mis atletas.

Se ha acabado la temporada, se acabó este último finde en Málaga con el Campeonato de España absoluto. Ha sido un muy buen fin de semana, en lo humano, he disfrutado mucho de la compañía de mis atletas y de nuestros amigos. Deportivamente podemos decir que ha sido muy bueno. Es verdad que aspirábamos a una medalla que creíamos nuestra, pero las medallas están para el que las quiera y salga a por ellas de verdad. En contrapartida, he visto la mejor carrera de 800 que ha corrido un chico entrenado por mí desde siempre. He gozado, y lo sigo haciendo, de ese quinto puesto, y no por lo inesperado, sino por la forma, por la determinación!

Fuimos cuatro, más el que escribe. Perdimos esa medalla, bordamos una final, hicimos una prueba espantosa y enseñamos a las figuras que dentro de poco tiempo, meses quizás, habrá un nuevo valor en la final de los ochocientos metros enseñando las uñas! Fueron nuestras cuatro actuaciones. Pero hubo bastante más, y entre esas cosas, me quedo con dos con significado para mí. El otro día hablaba de aquella gente especial, de los que siempre estarán ahí y están siendo determinantes para el salto de calidad que buscamos. Bien, de este fin de semana me quedo con dos actitudes de esas personas. Por un lado, el responsable de "promotion" de la marca que patrocina a nuestra atleta, ya no es responsable, es un amigo, un GRAN AMIGO con todas las letras en mayúsculas! Ningún reproche, ninguna mala cara, justamente lo contrario. Una actitud ejemplar! Como un hermano mayor, el sábado por la noche se llevó a su "futuro atleta" a respirar aire y sacarse toda esa ansiedad acumulada que no se sabe muy bien porque esta ahí y que le impide correr como el talento que es. El domingo, solo palabras de ánimo y tranquilidad salieron de él para hablar con la atleta representada que no había conseguido el objetivo de subir al podium. Su labor este finde fue esa, ser el amigo, no el encargado de una casa comercial exigiendo o esperando resultados.
Del otro lado, simplemente Jorge, siempre Jorge! El único que expresamente buscó a mi desesperada e inconsolable atleta para tranquilizarla con sus palabras, todas cariñosas, asegurándole que vale mucho y que el y ella saben que llegará. Yo los miraba en la grada y me emocionaba de ver un tipo así ganarse no solo a mi atleta, sino a todos los que antes o después han pasado por sus manos. No hay palabras de gratitud suficientes para estas dos personas por como se comportaron en Málaga.

El Campeonato ha pasado y hemos vuelto a casa. Es hora de valoraciones, de reflexionar, de promover las mejoras que creo indispensables para seguir tirando hacia adelante y poniendo siempre por delante, lo que creo mejor para el futuro deportivo de mis atletas. Hay una evidencia de esta temporada. Mi grupo, por las circunstancias que sean, ha perdido la actitud que yo siempre he mantenido como innegociable. Nos llevamos genial, nos reímos, entrenamos fuerte, etc, pero hemos perdido la actitud que creo fundamental para subir ese escalón que nos de mucho más de lo que tenemos. Es un tema que hemos estado hablando y que ellos saben mi punto de vista, pero ahora es hora de reflexionar sobre ello y acometer las correcciones que nos devuelvan al camino que a mi me gusta como técnico y que creo que es el camino que tenemos que llevar en el futuro. Pasar una hojita de entreno o decir cuantas series hay que hacer tal día es un trabajo muy fácil y poco gratificante, y eso es lo que siento que me están pidiendo mis atletas estos últimos meses. No creo en eso, estoy convencido que los grandes resultados no se tienen con la "fórmula secreta en forma de series" de tal o cual grupo. el éxito está en otra parte, está en la cabeza, en la mente, en la actitud y el comportamiento ante un desafío tan grande como llegar a ser atleta de élite. Y de eso tratará mi reflexión de este verano. También se que debo hacer algunas correcciones al programa de entrenamiento. Asumo los errores que ha habido en esta temporada en cuestión de programación, pero mi verdadero esfuerzo será organizar una base de actitudes en la que, libremente, quien quiera trabajar conmigo, habrá de cumplir. He pensado mucho, y he llegado a la conclusión que no soy, para nada, imprescindible para nadie, así que sé que tengo que buscar lo mejor para los atletas que entreno, aunque sea, si no hay entendimiento sobre mi autoridad sobre esta base de actitudes, para sugerir un cambio de grupo para que mis actuales atletas puedan seguir mejorando. De hecho es sabido que otras personas han sugerido a algunos de mis atletas que el problema que tienen para "explotar" es justamente ser entrenados por mí.
Quizás también la solución sea simplemente en darse cuenta de que los objetivos que nos planteamos pueden no ser posibles, no por la calidad del deportista, sino por las circunstancias que lo rodean y que hacen imposible el acceso a la élite. Por qué entonces, no darse cuenta de que en este mismo deporte, en un nivel más bajo del que pretendemos, también se puede ser feliz?
También mi reflexión ha de gestionar el nivel de discrepancias que hay. Como se puede trabajar con confianza si, por ejemplo, no paran de demandarme correr croses en invierno por unos simples puntos o por un simple viaje, cuando mi máxima preocupación como técnico es como demonios correr en determinado tiempo el 400 para poder acceder a un escalón superior, para poder debutar con selecciones absolutas. Como podemos, a veces, ir en direcciones tan opuestas? Como no se dan cuenta de ello, o como no se dan cuenta de que aquí no hay magia, de que hay, simplemente, un planteamiento técnico que hace posibles unas cosas e imposibles otras, por razones obvias! Por eso digo que la continuidad de este grupo en las condiciones que queríamos, solo será posible con unas pautas claras de trabajo y actitud.

Yo quiero lo mejor para mis atletas! Ayer, hoy, mañana y siempre! Quien podría llegar a pensar lo contrario?

 

7 comentarios

Anónimo dijo...

Simplemente esto es mucho más fácil con vuestro apoyo: Jorge (que aunque me digas que soy la más guapa yo se que se lo dices a todas!!!), Rodri, compañeros de entreno y de prueba (sí, porque también hay rivales que son personas fuera de la pista y te miman: Esther, Ana's...), família y sobretodo al míster.
Cómo me decía Jon karla: "En cualquier caso mucho ánimo y disfruta de las derrotas. Si consigues ser como un tanque (despacio pero nada le detiene) seguro que llegarás donde te propones."

Este fin de semana volví a perder sola...pero ahora es tiempo de reflexión, de hacer equipo como nunca para sacar esto adelante.

SMILE!!!! :)


Mary

Franfri dijo...

Andreu, has dado en la tecla en esta reflexión previa, ojalá que todos en el grupo consigáis verlo desde el mismo punto de vista y los atletas sepan entender las decisiones finales.

Por supuesto, toca disfrutar de lo bonito de este fin de semana. También toca aprender de lo menos bonito, todos sabemos que se puede aprender más de las "derrotas" que de las victorias. No siempre es fácil, pero se puede.

Yo, humildemente, y en la distancia, os seguiré apoyando y animando, aunque tan sólo sea con unas pocas palabras escritas.

Mary, tú lo has dicho: smile.

Para mí ha sido un honor conoceros. Os deseo lo mejor.

Un abrazo.

Fernando Martínez dijo...

Andreu. No entro por el blog tanto como me gustaría, y cuando lo hago acostumbro sólo a leer... No suelo participar, pero he leído atentamente tu escrito y demuetra que la relación entre atletas y entrenadores demabulan por caminos semejantes en todas partes.

Es evidente que el trabajo que estáis haciendo en el grupo es excelente, y desde fuera no se percibe todo eso que queda dentro del grupo.

Yo apenas soy un recién llegado a este mundo entre 1 y 4 vueltas, y ahora mismo no se cuanto tiempo me quedaré, pero cuando acepté el reto de entrenar el ocho, acudí a tí para pedirte ayuda. Lo hice porque considero que eres un referente en este sector dentro de Cataluña, lo eres le pese a quien le pese, los resultados están ahí para que los vea todo aquel que lleve los ojos puestos. Me ofreciste tu ayuda sin reparos y te lo agradezco, pues sin ese primer empujón tuyo y de otro gran amigo hubiera ido dando palos de ciego, y creo que en estos dos años he aprendido mucho de esta prueba.

Ánimo. Repito, creo que estáis haciendo un trabajo estupendo y que lo único que tienes que plantearte es como seguir haciendo ese trabajo cada vez mejor.

Lo que motiva mi escrito es la frase: De hecho es sabido que otras personas han sugerido a algunos de mis atletas que el problema que tienen para "explotar" es justamente ser entrenados por mí.

Desde que me dedico a esto de entrenar han existido los entrenadores vendedores de magia. Me inspiran la misma confianza que aquellos buhoneros, que de feria en feria vendían su crecepelo a
todo alopécico susceptible de ser timado. No existe la mágia, solo el trabajo, y el trabajo solo da resultado si confías plenamente en él.

Hace mucho que aprendí que en esto del atletismo hay muchos caminos para llegar a la meta.

Fernando Martínez
http://dekatletikabbr.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Hola chicos:
sólo deciros que disfruté viendo vuestras carreras (vi las finales).
Mary el estar ahí delante con un "monstruo" y una muy buena corredora quiere decir algo: valiente!. Claro que me supo mal cuando te fuiste para atrás, pero ¡toda España te vio delante! piensa que al resto de corredoras únicamente las vieron en la salida.
Alex: nada que decir, la foto con la que Andrés ha ilustrado su entrada en el blog lo dice todo. Una muy buena carrera,sí señor!

En lo del cambio de entrenador yo ni entro ni salgo. Creo que Andrés lo hace bien y que tiene su estilo. ¿Cambiar? Un tanto arriesgado, aunque a veces un cambio de sistema puede funcionar con determinados atletas.
Yo no me arriesgaría, si quisiera emociones fuertes optaría por el puenting.


Un saludo:


Vicente G.Campo

Franfri dijo...

Yo no conozco cómo entrena Andreú, pero por lo que le leo y se me parece de lo más coherente y sensato que he leído por ahí. Luego, los resultados salen o no salen, pero no sólo depende de la programación, tambié de la actitud de los atletas en los entrenamientos, en el descanso y en la competición. Creo que hay muchos, pero debería haber más entrenadores como Andréu.

Un abrazo para Novak y toda su gente.

Anónimo dijo...

Los estudios demuestran que la gente a la que le toca la lotería vuelve al año a ser igual de feliz o infeliz que antes del premio; hay cosas más importantes que el éxito, cuando en la vida uno se encuentra en una encrucijada entre un camino fácil o uno difícil, se debe optar casi con toda seguridad por tomar el difícil. El éxito no siempre tiene que ser visible, vendible, mediático e inmediato. Es cierto que después de obtener cualquier éxito social, de gozar del afecto popular, no es fácil asumir el anonimato, regresar a la vida discreta y rutinaria; en fin, la gloria para los muertos, y a los vivos… que nos den grandes retos.
“No hay mayor problema que no tener problemas”, aunque suene contradictorio no lo es. Todo el tiempo que vivimos sin ilusión, sin proyectos, sin ganas o empeño… no cuenta ¡es tiempo perdido!¡No lo hemos vivido!¡Se ha esfumado!. Hay gente con 86 años que si sumamos todos los días que han vivido apasionadamente, apenas llegan a los 10 años de vida ¡qué horror!. Después del éxito es casi inevitable relajarse, vivir de la vanidad, estar más disperso, incluso perder ilusión. Mientras que las derrotas nos agudizan todo aquello que nos hace más grandes, no permitamos que el fracaso acabe con nuestras ilusiones ¡eso jamás… a nosotros nunca!
Respecto a los sinsabores decir que soportamos mejor los dolores agudos que la tristeza prolongada. Por eso no hay que dedicarle demasiado tiempo a los fracasos ni a las derrotas, sí sacar buen provecho de estos compañeros de viaje, gracias a ellas podemos captar lo esencial. Lo importante es el día a día, ser, pensar, vivir como lo que nos proponemos ser, ese es el camino. Quien disfruta haciendo lo que hace, quien lo hace al 100% ya ha alcanzado el mayor de los éxitos ¿A qué viene preocuparse por la cosecha mientras se siembra?
Una vez un científico de avanzada edad alcanzó el éxito; obtuvo el “premio Novel”. Un periodista le preguntó a qué se había dedicado anteriormente a su descubrimiento (ya que no era conocido), a lo que él contesto: “Siempre me he dedicado a iniciar proyectos ya que ninguno me había salido bien hasta la fecha” ¿Qué os parece su respuesta?. Posteriormente el periodista al hilo de la primera respuesta le volvió a preguntar –“y… a qué tiene previsto dedicarse ahora… después de este gran éxito”- A lo que contestó: “Por suerte volveré a mi trabajo de siempre… al de iniciar proyectos”
Un fuerte abrazo de vuestro amigo-admirador “Jonky” ¡No cambiéis, sois la leche! ¡Solo adaptaros a vuestros sueños!. Como dijo Darwin: “No es la especie más fuerte la que sobrevive, no la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”.

Andreu Novakosky dijo...

Hola gente!

A todos, muchas gracias por vuestras respuestas (Jonky, realmente somos unos privilegiados por tener a alguien que transmita lo que transmites tu!). Y como buen ignorante en busca siempre de más conocimientos, cogeré vuestros consejos. En cada final de temporada, ocurre lo mismo: introspección, autocrítica (siempre espero que sea constructiva), un poco de autofustigamiento (en plan semana santa con sangre y todo), reflexión y.......vuelta a empezar como nuevo! Reset le llaman en el nuevo argot! No os pasa lo mismo? ;)

BLOGS INTERESANTES

© Bislett
Maira Gall