"Esto es lo que te gusta hacer, esto es lo que sabes hacer bien, hazlo hasta el límite y estarás satisfecho". Harry Wilson

miércoles, 22 de abril de 2009

No es suficiente con estar bien dotado para ganar.

Una de las cosas que pasan cuando vamos subiendo de calidad es que de repente todos los sueños deportivos dan, a veces, un pasito atrás para ser sustituidos por un simple papel con una serie de números. Aún no hemos “empatado” con nadie y ya dejamos un poco de lado los verdaderos objetivos. El camino al éxito deportivo ha de ser el único fin de querer ser un auténtico atleta. Si va a premiar más el afán o las prisas de ganar una simple cantidad de dinero poniendo en riesgo toda una preparación en un momento de carga importante, más vale escoger otro camino, ya que ese no es el mío como técnico. Iluso de mí, que crecí con las ideas, de auténtico enamorado de este deporte, que leía de los técnicos ingleses, Harry Wilson, Peter Coe o John Anderson. Si los dos primeros acentuaban su sistema en sus respectivos métodos, bastantes distantes entre si, Anderson trabajaba sobre la actitud y la relación atleta – entrenador, defendiendo que solo una simbiosis perfecta podría llegar a dar un gran resultado:

“El elemento psicológico determina la diferencia entre el mejor resultado y sencillamente un buen resultado.

La necesidad de desarrollar una fuerte base de actitudes y objetivos que sean compatibles con la percepción de la vida y su significado, provee una plataforma desde la cual se podrán obtener todos los éxitos.

El éxito no solo podrá ser identificado en términos de sesiones de carrera y programas de entrenamiento, sino debe ser visto en el contexto total de la persona, las actitudes, creencias y filosofía de aquel individuo y de los que conviven con él.”.

Día a día descubro cosas nuevas entrenando, hace ya tiempo que sé que, en el fondo, somos unos grandes ignorantes que poquito a poco nos vamos formando con nuestros atletas, de manera individual. Harry Wilson decía que “Solo somos expertos de los atletas que entrenamos” .

Creo que la principal razón de que estemos rindiendo es la aplicación seria de una programación con criterio. Podría ser un criterio diferente, y seguramente, si fuera aplicada seriamente, también tendría los mismos resultados.

Bien, entramos en terreno pantanoso. He tenido que transigir con algo que no estoy de acuerdo al 100%, de hecho siempre he mostrado mi disconformidad con aquellos atletas de “pseudo-élite” que se dedicaban a este tipo de “competiciones” (yo entiendo competir, superarse, por otra cosa diferente). Es normal porque un tercer personaje irrumpe en el binomio Atleta – Entrenador, el Representante. El nuestro me gusta, lo elegí personalmente yo por su seriedad, pero cada día tenemos mas nivel y empezamos a desviar la atención hacia un sitio donde NO está el final de nuestro camino. No tengo mucho que decir cuando mis atletas van madurando y tomando sus decisiones, errar a veces hace dar tres pasos atrás o dos adelante, no lo sé. Lo que si sé es que seguiré leyendo con atención las frases de los que si llegaron, de los referentes por los que empecé a apasionarme con este deporte, entre ellos el gran campeón francés Michel Jazy:

“He respetado escrupulosamente, siempre, todas las sesiones de mi programa. Las tenia presente todos los días, todos los meses, todos los años. Es por eso que he llegado a ser un medallista de élite. No es suficiente con estar bien dotado para ganar, pero si estar bien decidido a llegar hasta el final.”


5 comentarios

Guillem dijo...

Por fin han llegado a la cuadra Novak las millas y populares de las cuáles Andreu (y yo) no hemos sido demasiado amigos, excepto fuera de temporada o como forma de preparación.

De hecho Andreu ha tenido un éxito increible en controlar este tema durante tanto tiempo y con tantos atletas. Más aún cuando algunos atletas que han recalado en su grupo provinientes de otras cuadras presentaban en sus currículums las copas de hojalata de cualquier carrera de barrio y no reparaban, por ejemplo, en la importancia de mejorar 10" su marca en 1500.

Esa copa de hojalata y esa carrera de barrio aparecen ahora disfrazados de dinero y glamour capitalino, aunque para mi es lo mismo. Me sabe mal que se invierta (dinero, promoción, esfuerzo) en este tipo de carreras, más bien "shows". El público que acude, no todo, no entiende lo que es el atletismo. Las marcas no valen. Parece más un circo que otra cosa. Y que conste que nuestro club organiza también una milla urbana, aunque es justo remarcar que desde que también organizamos el míting aquella ha quedado en un segundo o tercer plano de interés.

Nuestro/a atleta (Andreu no ha dado detalles de la competición ni de su protagonista) realizará 2 millas urbanas en 6 días, recorriendo 1500 Km, 2 días antes de una importante competición de clubes y, lo más importante, en plena preparación (digamos época crítica) para los principales objetivos del año. Personalmente me parece una frivolidad. El atleta que desea un alto objetivo debe tener un alto cuidado en su preparación. Estas "interferencias atléticas" suponen un riesgo (pérdida de entrenos, cansancio, lesiones, descentramiento, etc) para la consecución de los objetivos reales del atleta. Entiendo que el dinero también cuenta. Pero el "pan para hoy, hambre para máñana" ha hecho perderse a muchos que quizás hubieran llegado. Es más, nuestro protagonista no tiene las dificultades económicas que otros compañeros sí pueden tener (entonces quizás sí que sea inevitable tomar ese "pan" para por lo menos poder seguir entrenando, aunque no deja de ser un handicap en su preparación).

¿Qué el mánager tiene sus intereses? Por supuesto, pero aquí lo que cuentan son los intereses del atleta. Yo lo tengo claro, ante un conflicto mánager-entrenador el segundo se lleva el gato al agua.

Bueno, espero que la claridad de mis palabras haga reflexionar pero no moleste a la persona afectada. Las escribo desde mi admiración hacía ella y con el propósito de ayudarlee a encontrar el mejor camino para su carrera atlética.

Saludos y mucha suerte.

Andreu Novakosky dijo...

Willy Dixit!!!

Mas directo no lo podria haber dicho, gracias!

Anónimo dijo...

No tengo más que decir que daros las gracias, por hacerme ver que ESE no es el camino por el que tanto éxitos hemos logrado.
Sólo decir que tomé una mala decisión, por la que no me siento orgullosa. Me dejé llevar por la novedad, y lo siento.
Espero que esto afecte lo mínimo a mi resultado final, pues sería una pena con todo lo trabajado y la forma que he conseguido tirarlo por la borda. Seré consecuente con lo que tenga que venir y desde luego, no volverá a pasar. Merece más la pena, seguro, ser Olímpica que quedar del último pelotón de una milla cualquiera.
Supongo que he pecado de inmadurez, y esto me servirá para aprender.
De todas maneras decir que esto está solucionado con Andreu para el futuro.

Nada más!Nos vemos por las pistas para, espero, darnos alguna alegría!besos

Anónimo dijo...

Hola,
des de fa un temps que segueixo amb molt d'interès el blog, tot i no estar a Mataró, el que puc llegir i veure em fa sentir més a prop. M'agrada la filosofia que es desprèn de les vostres paraules.
Us desitjo uns grans resultats!

Pere

La esfera de los ángeles dijo...

Bueno Willy, Andrés, estoy de acuerdo en las líneas generales de vuestros argumentos. Es más, soy consciente de que tenéis toda la razón y comparto el mismo punto de vista.
Hasta aquí de acuerdo, pero ¡pobre atleta me lo vais a asustar! Sí, es necesario ser consciente de que los grandes éxitos sólo se consiguen a través de una programación rigurosa pero correr de vez en cuando una "kermess" tampoco es fatal. Miradlo por el otro lado: ahora el atleta sabe que ha pecado y necesita purificarse en el agua del río de las marcas. Así pues, que se despeje unos días y después al ataque de nuevo.

De todas formas las "carreritas" se han de buscar a final de temporada cuando uno ya ha hecho su marca y le pagan más. El Miting de Zurich o así je,je




Vicente.

BLOGS INTERESANTES

© Bislett
Maira Gall